viernes, 19 de julio de 2013

El Curriculum Oculto y la #RSE

En Pedagogía cuando se habla de aquello que se pretende enseñar/aprender se apela al concepto de curriculum. Existe uno que se denomina oficial o formal, que es el que desde los organismos encargados se elabora con aquellos contenidos, actitudes y procedimientos que se deben enseñar/aprender. Pero, al igual que ocurre con las estructuras empresariales, existe un curriculum informal, o, quizás más conocido, oculto.

Este último tiene que ver con aquello que se enseña/aprende y no aparece en el formal. Muchos autores consideran la relación entre estas enseñanzas con los valores que se transmiten. Aspectos relacionados con el género, raza, clases, autoridad, conducta, entre otros se englobarían en él.





Es fácil observar su relación con la responsabilidad social y de su estudio pueden extraerse importantes conclusiones, y/o ideas, sobre cómo desarrollar procesos de diálogo o, también, estudiar posibles éxitos o fracasos en la aplicación de determinadas medidas relacionadas.
El curriculum oculto se transmite con el ejemplo. Puedo considerarme muy feminista, pero no existir ninguna mujer en el consejo de dirección. Puedo contar que mi conducta es intachable, pero desahuciar a una persona en silla de ruedas por una deuda adquirida por herencia.
En la relación de determinada empresa con sus stakeholders se podrán apreciar rasgos que nos van a mostrar las verdaderas intenciones que se esconden con esta relación.
No profundizo más en este momento, pero prometo ejemplarizarlo en posteriores entradas. Para acabar una frase de Alejandro Sanz (cantante) que resume la esencia de lo escrito:
“Si me disfrazo, me descubren por los andares de pato”.


@ResponsEcon